10.2.10

.

No tenemos que ser hombres buenos ni limpiar los propios zapatos con saliva. Ni siquiera deberíamos regar las plantas en las mañana que se anuncian ya nubladas. No así: sabiendo que frente al televisor un moribundo sonríe cuando Jerry Seinfeld aparece en la pantalla...