domingo, 17 de enero de 2010

El mundo fue y será una porquería, ya lo sé...