28.6.09

Porkeletes

¿Por qué motivo una buena parte del electorado no puede disociar el nombre de Silverio Cavazos Ceballos con el de Mario Anguiano? ¿Por qué algunos columnistas, atendiendo a no se sabe qué distracción, cometen el error involuntario de escribir frases como “…y el candidato del Revolucionario Institucional, Mario Ceballos expuso sus diez propuestas para…”. ¿Cómo es que de pronto Silverio y Mario pasarían por ser la misma persona, al compartir sus apellidos (Ceballos, Anguiano, Cavazos y Moreno) en los boletines oficiales que emite el gobierno estatal? Hace días, la coordinación de Comunicación Social del Estado pudo subir a la página oficial de la administración estatal un comunicado de prensa, redactado en los siguientes términos: “Por instrucciones del gobernador Silverio Cavazos Anguiano, el secretario de Administración, Luis Mario León López, dio posesión este día a tres nuevos secretarios en el gabinete estatal...”.

El error en el nombre del gobernante sería más que evidente. Mezclar los apellidos del gobernador con los del candidato priista al gobierno estatal de la manera más ordinaria. Auque la confusión pudiera ser entendible, en la medida que fue Silverio Cavazos quien designó e impuso, por así convenir al clan político que encabeza, a Mario Anguiano en la candidatura de su partido. Por cuestiones atribuidas a la condición humana (voracidad, permanencia en el poder, cretinismo, etc.), de pronto uno se llama Silverio Anguiano y el otro Mario Cavazos. ¡Una bestia con dos cabezas! alguien podría gritar, asustado. Y no. Se trata de dos criaturas distintas, pero con nombres intercambiables. En la política eso es posible. Gracias a ella, nuestro inventario de monstruos y bestias se ensancha.

En las antiguas tradiciones galesas, se cuenta la historia de una criatura fabulosa llamada “Le Porkelet”, cuya principal característica era tener hábitos nocturnos y asolar los establos para alimentarse de las entrañas de los animales domésticos. Pero la leyenda dice que en realidad “Le Porkelet” eran dos criaturas: una viajaba en hombros de la otra, de tal manera que aparentaba ser una misma bestia con estatura descomunal. Mientras una de ellas desollaba y destripaba las ovejeras o las vacas, para comerse sus entrañas, la otra criatura bajaba de los hombros y se retiraba un par de metros, sólo para contemplar cómo su otra parte se atragantaba con la masa pestilente que extraía del aparato digestivo de sus víctimas. Todavía, en nuestros días, ciertas comunidades semirurales del Este de Francia organizan una simbólica y tradicional ceremonia nocturna, en la que los granjeros ofrendan vísceras a “Le Porkelet”, arrojándolas a la espesura del bosque para evitar que la bestia llegue hasta los establos.

Todo esto que cuento de “Le Porkelet” es nada más para ilustrar que el imaginario colectivo, en cualquier parte del mundo, nos regala criaturas fabulosas. Darles un nombre es el menor de los problemas. Gracias a esta campaña política, alguien nos ha regalado la posible existencia de dos criaturas, distintas, pero complementarias. Silverio Anguiano y Mario Cavazos. Al igual que “Le Pokelet”, es posible que estos dos se desplacen juntos y realicen sus prácticas depredatorias también juntos. Pero la gran diferencia sería que, mientras uno se instala a comer cacahuates garapiñados en el piso de los auditorios públicos, el otro, sentado en cuclillas y a cierta distancia pulsa, con pasión y arrebato, las cuerdas de un ukelele. Así, entre cacahuates garapiñados y sonsonetes agudos, ambos van sembrando el disgusto y el malestar entre los ciudadanos.

Por eso, parafraseando a Armando Martínez de la Rosa, diré: Porque no quiero escuchar el sonido del ukelele cada vez que un gobernante se para frente a un micrófono mientras la impunidad se atraganta de cacahuates, por eso, yo voy a votar por Martha Sosa.

Milenio Colima. 28 de junio del 2009.

27.6.09

Rafa Mesina

A continuación la voz del maestro Rafael Mesina, dirigiéndose a "la gente del Ecos de la Costa".


PARA RENÉ GONZÁLEZ CHÁVEZ,
DIRECTOR DEL PERIÓDICO,
DE PARTE DE RAFAEL MESINA POLANCO,
ESCRITOR Y ART. VISUAL.
27-VI-09 en Colima.

Oye, René, el “Consejo Editorial” de Altamar, el Suplemento Cultural de Editorial Ecos de la Costa (¿lo lees a veces, aunque no vengan versos de Michele?), me ha otorgado el Galardón al Eufemismo por no publicarme. Me siento orgulloso: es más que un premio estatal. Es muchísimo mejor... Lee las razones por las que me lo otorgan:

Aviso de Altamar‏
De: Altamar (ecosdealtamar@hotmail.com)
Enviado:jueves, 18 de junio de 2009 02:23:41 p.m.
Para: Rafael Mesina Polanco (aguaves@hotmail.com)

RAFA:
Por parte del Consejo Editorial de Altamar no tendríamos problemas para publicar tu texto "A ver quién dice que sí", nada más que la gente del Ecos de la Costa no quiere publicar cosas tan "fuertes". Ya nos ha pasado que nos reclaman porque la gente "bien" y de "buenos principios" habla al periódico reclamando y acusándolos de léperos y de cosas peores. Y qué hueva da eso de que le anden a uno reclamando. Si el suplemento se editara en Nueva York no habría broncas, pero Colima es como un rancho grandote, donde nunca leen el periódico, y cuando sale publicado algo así de lo que hablamos, todo el mundo anda con su argüende y escandalizado. Por eso da hueva. Para evitar reclamos y para no "herir" las "buenas conciencias", en el Consejo Editorial de Altamar decidimos desde hace tiempo no publicar textos que tengan referencias religiosas, políticas, exceso de palabrotas, referencias sexuales explícitas o ataques personales. Por experiencia preferimos no meternos en broncas. Optamos por darle un carácter más artístico-literario al suplemento. Saludos.


Alberto


René, yo no esperaba tal honor por estos versos.
Léelos: A VER QUIÉN DICE QUE SÍ

Tú, que eres de “la gente del Ecos de la Costa”, dime si te parece una cosa “fuerte”; y esto de “fuerte” relaciónalo con lo “artístico-literario” con que se quiere caracterizar al suplemento. Sabes muy bien, pues has tenido cierta experiencia literaria y eres amigo y cuate de personas que escriben literatura, que la expresión artística de a deveras no es suavecita porque cuando se quiere expresar el contexto hay que ser claro y sin adornos. Y si se expresa el contexto es porque nunca, pero nunca, nadie estamos contentos con vivir como se vive. Uno se vale de recursos literarios para hacerlo, y la variedad de estos recursos, o canales, o vías, o formas, o modos, o estilos, es tan amplia como los pedazos de cultura que nos forman.

Pero no me da pena el galardón, lo que me da pena es que el “Consejo Editorial” es un ente falto de celo, un ente güevón que desperdicia una oportunidad para educar a esa gente “bien” y de “buenos principios” en lo que deveras vale: conocernos. Mira: nada les cuesta escribir una notita antes de cada texto comentando temáticas, recursos literarios, vocabulario, asuntos y perspectivas para que esa gente “bien” no sienta ”herida” su “buena conciencia” y ya, todos salimos ganando: uno porque no siente limitado su trabajo expresivo, el “Consejo Editorial” porque asume esa función cual debe ser y la gente “esa” porque se sentirá menos pendeja que hace un rato. ¿O no?

Deberían de repensar, díles, en la oportunidad que tienen para que este “rancho grandote” se convierta en “clara aldea”, “diáfana comarca de la convivencia”, “lúcida región” con los recursos que tienen. Y eso también aplícalo para el Ecos de la Costa en general, porque me han comentado acerca de los eludimientos que la gente del periódico (¿tú incluído?) hace con temáticas que colindan mucho con las mencionadas en la parte final del 2° párrafo del ”Aviso de Altamar”, y eso es una vergüenza, vale, para ti como director del periódico y para Colima. Se entiende vergüenza necesaria si se lee supeditada a intereses incombatibles, pero, a ver, qué güey es incombatible cuando se usan las palabras, eh; si es por eso que existen esas aberraciones también así se exterminan, y más cuando tienen sometida la dignidad de los demás, dí si no...

Mucho queda por decir, con menos pasión quizás; quizás más eufemísticamente para poder llegarle al punto “G” a esas aberraciones y hacerlas cantar gozosas y al unísono. Porque eufemismo es una palabra tal que dice “verga” de modo tan suave, sutil, sugerido, dulce y elegante que todo mundo querrá tenerla en la boca. ¿Quién dice que no?

Gracias por la atención, René, a esta alharaca en un vaso de agua.
Feliz domingo.

Rafa M. P.
Tu compañero Galopante, orgulloso portador del premio honroso.

c.c.p.: mis compañeros cercanos de contexto
c.c.t.p.: Guillermo Torres, director de “El Correo de Manzanillo”.

PA QUE ESTA CULTURA NOS CURTA Y EMANCIPE


"Qué güey es incombatible
cuando se usa la palabra"

Rafa Mesina


22.6.09

Pequeñas noticias del rumbo

A dos calles de mi domicilio, en la fachada de una modesta casita de una planta, alguien colocó un colorido cartel rotulado con grandes letras. En él, se oferta un servicio a los vecinos. El anuncio, textual, dice: “Se ensayan valses a domicilio/ Informes aquí.”. Podría jurar que el cartel no estaba ahí la semana pasada. Si acaso lo colocaron hace dos o tres días. Es tan visible que toda persona que camina, o pasa en coche por esa calle, no puede evitar leerlo. En mi caso, ha sido un poco peor: no consigo alejar de mi memoria la imagen de ese letrero. El cartel no ha parado de bailar un eterno vals vienés en mi cabeza desde hace dos días.

Supongo que, para quien colgó el letrero, el impacto-beneficio será fuerte, porque los habitantes de mi colonia tienen una notable proclividad a celebrar los quince años de las jovencitas en fiestas que ameritan cerrar calles. Se añade el hecho que las celebraciones son sonorizadas con treinta bocinas que emiten un sonido horrible y repetitivo y que, a juzgar por el comportamiento de la gente cuando lo escucha, es música bailable. Por entendido no daré detalles de lo cantidad de mesas y sillas que se instalan, de banqueta a banqueta, sobre el arroyo de la calle.

Pero imagino que ahora, gracias a los servicios de alguien con espíritu emprendedor, nuestras fiestas de quince años lucirán más formales y bonitas, haciendo que la celebrada ejecute, acompañada de sus damas y chambelanes, un vals de 30 minutos. No me quejo, seguramente esto es una especie de avance. Pasado el tiempo, a las mamás de las quinceañeras se le prenderá el foco y decidirán que danzar un vals en la calle no es algo propio para una jovencita que recién se incorpora a la vida social de los adultos. Por consiguiente, es probable que las mamás de las jovencitas quinceañeras optarán, en el futuro, por organizar el ágape en salones de fiestas, los cuales, dicho sea de paso, tienen grandes y lustrosas pistas de baile.

En nuestra colonia iremos pues mejorando la convivencia vecinal, gracias a la persona que ensaya valses a domicilio. Y ahora me pregunto por qué a nadie se le había ocurrido antes ofrecer un servicio así. Veamos: según el último censo del INEGI, en nuestra zona postal tenemos, por cada cuadra, un promedio de 22.5 jovencitas a punto de cumplir quince años. Ese es un potencial de mercado y clientela notablemente alto. Las oportunidades para emprender negocios relacionados con los servicios a fiestas de quinceañeras son sumamente alentadoras. Y, como ya lo he dicho, esta es una colonia esencialmente fiestera y cada uno de sus habitantes cultiva un marcado gusto por el baile, así sea de pasito duranguense.

Según los descendientes de las familias fundadoras, cuando se empezaron a edificar las primeras casas del rumbo y se hicieron las excavaciones de cimentación, los albañiles encontraron, casi a flor de tierra, figuritas de barro que representaban a dos perros calvos bailarines. Claro, esas son piezas prehispánicas que abundan en la región, pero los vecinos aseguran que aquí, en nuestra colonia, “estaba la mera mata” de quienes criaban perros con el único fin de enseñarlos a bailar. Por eso, apuntan, la nuestra es una colonia bailadora, y no pasa un fin de semana sin que se cierre alguna calle para hacer una fiesta.

Por mi parte, digo que vivir aquí es como habitar el set de filmación de West side story. Si a algún director de cine se le ocurriera hacer un musical, creo que no encontraría mejor locación que esta colonia. Al momento que escribo esto, por ejemplo, los vecinos ya cerraron nuestra calle y han instalado un sofisticado equipo de sonorización. Por supuesto, tendremos fiesta y baile. Si justo ahora me asomara a la acera, vería que allá afuera todos caminan a pasitos pausados, mientras truenan sus dedos rítmicamente.

Milenio-Colima 22 de junio del 2009

19.6.09

A ver quién dice que sí

Rafa Mesina, el escritor, editor y artista gráfico más abierto y propositivos de Colima, escribió el texto que pego a continuación, ya que dudo mucho que se publique en algún medio impreso de nuestros rancho. Como siempre, considero que se deben escuchar todas las voces, sobre todo si vienen de visiones tan originales como la de Rafa Mesina. Va, pues, por el maestro:

A VER QUIÉN DICE QUE SÍ

Rafa Mesina


A veces, a veces, cada vez
más frecuente, cuando mira
fotografías de periódicos colimensillos,
mira caras de varones
con quienes cogió.


Ah, chín, me dice, si ya estamos
mostrando tiempo y vida
en nuestras pieles. Y se acuerda
de aquel momento formador,
ese cale para ser como se ven ahora,
comprobación orgánica que niegan
como gatos, y la cubren,
o la enmascaran y la siguen disfrutando
como el que vi de padrino de bautizo
la semana pasada, dice.


Y me pregunta qué pasaría
si en esta campaña electoral
se les arrima con una pancarta LGBT
a dos-tres de ésos. Qué sentirían
en sus testículos o en su largo recto receptor,
en los pulmones o en el hígado,
o en el hipotálamo, o donde habite
esa emoción hacia el contexto
llamada espiritu o alma según
la brutez de las religiones,
me dice tocándose el bigote.


Ah qué vatos, cómo han crecido,
dice al verlos impresos, si hasta abuelos unos son.
La inseguridad, la desconfianza, el miedo
los hace mojar mujeres
con afán de prolongar su mierda.
Como si valiera la pena que hubiera raza
igual a ellos por siempre con esa hambre.
Nunca aprenderán, los muy putos, dice,
que la homosexualidad es el único
método inteligente de control natal.


VOTARÉ POR TU PARTIDO
SI ME DAS UN BESO Y DEFIENDES TU PUTISMO
les dirá en la pancarta.
A ver quién le dice que sí.

17.6.09

"En calidad de ciudadano"


Denuncia Romero por difamación


"En calidad de ciudadano, José Manuel Romero Coello presentó la tarde de este martes una denuncia penal por el delito de difamación y calumnia en contra de quien o quienes resulten responsables por la distribución de un panfleto a través de un correo electrónico". (Ecos de la Costa, hoy)


Desde luego, siempre en calidad de ciudadano. Esperemos que su denuncia también se atienda con lamisma calidad que a los demás. Por lo pronto cabe la indignación, porque a mí no me enviaron por correo ese mentado panfleto. Y en calidad de ciudadano exijo y demando que me lo hagan llegar.


Noticias alarmantes

Esta mañana, en Manzanillo nos despertamos con una terrible noticia:
Aumenta maíz; impacta a taqueros
Teresa de Jesús Ochoa Nogales
El Correo de Manzanillo
(17/06/09)
El alza en el costo del maíz y la tortilla, alcanzó esta semana al taco, ya que taqueros de la ciudad, sin previo aviso, ajustaron sus precios a siete pesos. Florencio Nava, consumidor, aficionado a los tacos, dijo que algunas taquerías elevaron sus precios, de manera que esta mañana, después de visitar conocido expendio, se sorprendió por el aumento ya que de costar 5 pesos, ahora cuestan 7. Destacó que en los últimos meses el precio de la comida en diversos establecimientos aumentó, pero los primeros en subir los precios fueron los taqueros, los cuales deberían ser supervisados al igual que otros giros comerciales, “ya que no hay quien los regule o controle y mucho menos hay un precio estable”. Dijo que parte de la dieta de los mexicanos, se verá afectada, ya que muchas veces no se come en casa. Se vive a prisa y se come fuera y ahora tendrán que pagar más, “ya que todo subió y los tacos no han sido la excepción”. En un recorrido, en donde se preguntaron precios, en algunos establecimientos se corroboró el aumento, pero se detectó que en la mayoría de los puestos, fondas o taquerías, no hay precios a la vista, por lo que algunos consumidores piden a Profeco, la regulación necesaria, sobre todo en puestos callejeros. Con el alza en el taco, también se esperan aumentos en productos de consumo popular, como los tamales, sopes, quesadillas, gorditas y todo alimento elaborado a base de masa.

13.6.09

Ceviche, cebiche y seviche

No pude. Confieso que lo intenté, traté de convencerme con buenos argumentos, pero fracasé. Así que, por adelantado, ofrezco disculpas a todos, por utilizar los comandos copy y paste. Una vez aclarado el asunto de que me fue imposible resistirme, reproduzco aquí la nota firmada por el reportero César Hernández, publicada el día de ayer, en El Correo de Manzanillo. Está íntegra, sin cambio alguno, por lo que se recomienda total discreción. Va:

Bloquean acceso a la termoeléctrica
Manzanillo, 13 de junio del 2009.



Medio centenar de ex trabajadores de la regasificadora iniciaron un bloqueo a la central termoeléctrica de Campos, en la entrada principal, exigiendo que las fuentes de empleo sean para los obreros de Colima y no para gente de afuera. A las 7 de la mañana de ayer, los manifestantes aún cuando no bloquearon el acceso a la termo, la producción de energía eléctrica no se vio interrumpida, y solamente impidieron el acceso a todos los vehículos, por lo que los trabajadores y proveedores tuvieron que entrar a pie a la empresa. Anastasio Ruiz, uno de los trabajadores que fue despedido hace días, manifestó que no es justo que las empresas constructoras estén contratando personal de otros Estados. Por lo que indicó que harán un plantón de manera indefinida frente a la planta termoeléctrica hasta que la CFE o el sindicato les dé una respuesta favorable a sus peticiones. Al bloqueo se sumó el controvertido David Sánchez “alias Pitosuelto” de Campos, quien con su cuatrimoto y bocinas móviles, estuvo lanzando consignas en el sentido de que no van a retirarse hasta que les den una solución al conflicto. Y que desde ayer instalarían un toldo para iniciar la resistencia civil, comprometiéndose a llevarles ceviche a los trabajadores para que resistan en su intento. El superintendente de la termo, salió a conversar con los manifestantes, conminándolos a retirarse por estar invadiendo zona federal, recomendación que no fue aceptada. En tanto, un pelotón de soldados de La Armada de México acudieron al lugar de los hechos para resguardar la entrada a la planta, y a mantenerse alertas por cualquier contingencia que pudiera presentarse. En tanto, el residente de obra de la regasificadora Raúl Ruiz, indicó que la empresa está en toda la mejor disposición de trabajar con gente de Manzanillo, de Campos y de Colima, pero que ahora tendrán que ponerse de acuerdo con sindicato del SUTERM para que se respeten esas normas.



Hasta aquí la nota que, por su completo contenido, claridad y estilo de redacción, no merece ningún comentario. Pero las demandas de los manifestantes registrados en la nota merecen total apoyo. Porque, si mal no recuerdo, en los días que se concretó el proyecto de la construcción de la regasificadora, los líderes de las cámaras empresariales del Estado, entre las que se encontraba la representación local de la Cámara Mexicana de la Industria de la Çonstrucción, alabaron los beneficios del proyecto, lanzaron hurras a la administración estatal por su “gestión” y aseguraron que la obra “traería muchos empleos”.

Entonces, luego de que lo está pasando con los ex trabajadores de la regasificadora, ¿estarán dispuestos los líderes de las cámras a opinar o fijar su postura sobre este asunto? Será mejor que lo hagan pronto, porque David Sánchez, alias “Pitosuelto”, no vacilará en plantar su cuatrimoto con bocinas portátiles fuera de sus oficinas. Y ojalá lleve consigo su olla de ceviche.

Hacemos votos por que así sea.

12.6.09

La carpetita del señor Anguiano

A los voceros oficiales del priismo les molesta que la candidata del PAN, Martha Leticia Sosa Govea, haga pública su convicción ética por la transparencia en el uso de recursos públicos. Las cuentas claras, como ella dice. El escozor de los priistas al momento de escuchar sobre transparencia en el manejo de recurso público está ampliamente justificado, puesto que desconocen el significado del concepto y, por ende, jamás lo han aplicado.

Curiosamente, los candidatos priistas no pueden manejar el discurso de la honestidad y la transparencia. Entre otras cosas porque arrastran toda una tradición de corruptelas y riquezas inexplicables. Y desde luego: políticos corruptos hay en todos lados, pero es en el priismo donde tienen sentados sus reales. Quizá por eso hay personas que, asumiendo su propia responsabilidad, se han dado a la tarea de salir a la calle para repartir volantes cuyo contenido trata de explicar las sospechas de corrupción que pesan sobre uno o varios candidatos priistas.

El ejemplo reciente lo tenemos en el panista Fernando Rodríguez, quien presumiblemente estaba distribuyendo panfletos en Tecomán. ¿Y qué decían esos supuestos panfletos? Se ignora. Por es posible que no fueran panfletos, sino meros volantes donde se decía la pura verdad. En un panfleto se difama; y hasta ahora no sabemos quién o quiénes son las víctimas de la difamación. O sí, por el contrario, los mencionados en esos panfletos están de acuerdo en lo que se dice sobre ellos. Además, preferible a que este tipo reparta volantes en la calle, a que se robe el dinero, cometa fraudes o lucre con las esperanzas de la gente, así como hicieron, hacen y seguirán haciendo algunos políticos. Recuerden a Fernando Moreno, ahora un triste gobernante acusado, por sus propios compañeros de partidos, de haber encabezado un gobierno plagado de corrupciones. Lo curioso es que, quienes ahora lo acusan, son los mismos que estaban a su lado cuando despachaba en palacio de gobierno. Por eso un priista siempre se escuchará chistoso y/o falso cuando hable de honestidad.

Aún así, son los mismo priistas que ahora andan en campaña quienes, otra vez, y debido a la conveniencia, han “empatado intereses” (eufemismo para decir que ya se arreglaron) con el ex gobernando Fernando Moreno. Es decir, el candidato priista Mario Anguiano y su equipo de campaña está reciclando suciedad. Y de una cosa estaremos seguros: Mario Anguiano no dirá nunca que le gustan las cuentas claras, porque es un hecho que no conoce la claridad: Como titular de la Contaduría Mayor de Hacienda, es posible que haya solapado acciones oscuras en el manejo de recursos del gobierno estatal que encabezó Fernando Moreno (sino cómo explicar que a éste último lo sigan acusado de corrupción).
Pero, además, Mario fue utilizado por el ex gobernador, ahora metido a periodista, para perseguir políticamente a militantes de otros partidos, como Martha Sosa. Las funciones de Anguiano en la Contaduría Mayor de Hacienda comprendían (se infiere por lo que del fenandato se ha escrito por periodistas tan respetados como Topiltzin Ochoa o Adalberto Carvajal ), por un lado el solapamiento de las acciones turbias del entonces gobernador y, por el otro, la persecución y el hostigamiento a los gobierno de oposición a través de dictámenes elaborados a modo sobre las cuentas públicas.

Subrayemos de igual manera que Mario Anguiano fue el titular de la Tesorería en la administración municipal de Rogelio Rueda, el peor gobernante que hayamos tenido en Manzanillo. Mario ha sido pues empleado y subordinando de dos gobernantes priistas (uno estatal y otro municipal), sobre quienes pesan señalamientos de corrupción y abuso de poder.
Un dato más para hacernos una idea de cómo se manejan las cosas entre priistas: Mario Anguiano acudió al debate entre candidato llevando consigo una carpeta que, dijo, eran las presuntas pruebas de las irregularidades detectadas por la Contaduría Mayor de Hacienda durante el gobierno municipal de Martha Sosa. Hoy, a tres días del debate, se sabe que esa carpeta sólo contenía un grueso legajo de hojas en blanco y las copias de un discurso escrito por Fernando Moreno Peña, donde le especificaba qué decir en sus intervenciones.
Algunos analistas aseguran que luego del “empate de intereses” entre el candidato y el ex gobernador, éste último le propuso al primero asesorarlo en materia de campañas electorales. De ahí que le haya escrito un discurso para la ocasión. Pero, al parecer, Mario Anguiano prefirió no leer lo que el ex gobernador le había preparado, pues, a decir de gente muy cercana al candidato priista, entre las frases que Moreno Peña escribió en ese discurso estaba una que decía más o menos así: “Sigan con la vista mi dedo, síganlo…cuando cuente tres estarán bajo el poder de Fernando Moreno: uno… dos…”. Ja, ja, ja.

11.6.09

Las descalificaciones que no son

Resulta ocioso tratar de definir quién ganó el debate entre candidatos a la gubernatura. No era una competencia, aunque sí un ejercicio de credibilidad, confianza y convencimiento. Pero me parece, pensando con frialdad, que la candidata panista supo marcar un equilibro en su discurso para presentar propuestas de gobierno al tiempo de subrayar los inconveniente de votar por el tibio candidato del Pri. Lastimeramente, hay que hacer notoria la tunda verbal que Martha Sosa propinó a Mario Anguiano.

Las observaciones de Sosa hacia el proceder del priista como gobernante municipal (negligencia, insensibilidad, irresponsabilidad), han sido referidas por algunos como “descalificaciones por parte de la candidata panista hacia el candidato priista”. Pero siendo estrictos, no hay tales. Martha Sosa solamente hizo un retrato hablado del priista. Y es que, para quienes no pueden distinguir un término descriptivo de uno que descalifica, las palabras puestas al lado de un nombre siempre serán tomadas como “insultos”. Y esa es una equivocación.

Veamos un ejemplo práctico. Si yo digo: “Silverio Cavazos es un cretino”, no estoy ofendiéndolo, sino describiéndolo tal cual (cretino: sinónimo de estúpido o necio; según el diccionario de la RAE). Otro ejemplo: Si escribo “el nango de Mario Anguiano”, tampoco lo estoy insultando, sino resaltando sus cualidades (nango: sinónimo de melolengo, pendejo, simplón y tonto; según el diccionario de colimotismos de Juan Carlos Reyes). ¿Dudas?.. Otro ejemplo, ya clásico, es el del poeta Rogelio Guedea quien, en una de sus colaboraciones, llamó gordo tragón, golpeador y ambicioso al columnista Fernando Moreno Peña. ¿Fueron insultos? Desde luego que no. Incluso muchos otros columnistas estatales, quien son conocidos por su inteligencia a toda prueba, alabaron la exquisita descripción que el poeta hizo el ex gobernador Fernando Moreno. De esta manera nos damos cuenta que el uso de las palabras merecen su debida atención.

Por otro lado, observemos que durante el debate, el candidato priista utilizó una frase para, aparentemente, curarse en salud. Mario Anguiano dijo que “las descalificaciones son el lenguaje de los perdedores”. Frase por demás interesante: Según el nango de Mario, todos los términos que no le gustan y que van dirigidos hacia su persona son “descalificaciones”. Aunque, desde el momento que lo dice, es él quien está descalificando a los demás (descalificación: sinónimo de desacreditar, desautorizar o incapacitar; según diccionario de la RAE). Y, hasta donde se sabe, nadie lo ha desacreditado a él como candidato, tampoco desautorizado, ni mucho menos incapacitado. Aunque ahora que recuerdo, me parece que el gordo Moreno Peña sí lo descalificó y vilipendió en una que otra de sus columnas.

Entonces, si utilizamos a la inversa el parámetro de Mario Anguiano, realmente los ganadores son quienes saben usar los adjetivos calificativos de manera correcta. El perdedor es él. Pero la frase “Mario es un perdedor”, sí tiene una carga peyorativa. Al llamarlo perdedor lo estamos desacreditando. Prefiérase entonces el uso de la frase “Mario Anguiano es un nango”, antes que cualquier otra. Al hacerlo, estamos utilizando de forma correcta nuestro idioma.

¿A alguien le quedó una duda?

8.6.09

Entre encuestadores te veas

Los dos periódicos estatales que se jactan de muy muy (Ecos y Diario), publicaron este lunes sendas encuestas, realizadas por la mismas empresa ( Rvox), a partir de la misma pregunta (“Si el próximo domingo fueran las elecciones para gobernador, ¿por cuál candidato votaría?”) y con una semana de diferencia.
Lejos de mostrarse confiables, ambos periódicos exhibieron su labor tendenciososa. La diferencia entre uno y otro resultado es enorme. Según Ecos (con encuesta del 3 de junio), el candidato del PRI aventaja por más de 7 puntos a la candidata del PAN. Por su parte, el Diario asegura(encuesta del 27 al 28 de mayo) con datos de la misma encuestadora, que hay un empate técnico entre PRI y PAN, por apenas medio punto de distancia.
Es decir, según nuestros periódicos decanos, en tan sólo 6 días los colimenses empatamos y desempatamos la próxima elección. Y eso sin salir de casa ni ir a ningún mitin. Pero de los directivos de estos dos periódicos se podría decir, como lo diría Pérez Reverte, que son una partida de pendejos. Y la encuestadora Rvox nos lo confirma.
Ahí están la pruebas.







6.6.09

Retrato de un artista aficionado muy comprometido con su tiempo

Toda la gente tiene aficiones. Algunas deben ser inconfesables, será porque rayan en la aberración. Las mías no son tan aberrantes, creo, pero en el momento que a alguien le resulten ofensivas, estoy dispuestas a cambiarlas por otras todavía más escandalosos y doblemente ofensivas, pero confesables. Y bueno, juzgue usted:

Cada temporada de campañas electorales, y desde que tengo uso de razón, me abandono a la edificante tarea de ponerles barbas y bigotes a los rostros de los políticos que aparecen en afiches, volantes, calcomanías y lonas espectaculares. ¿Que qué me lleva a tal acción? Supongo que el puro placer, el mórbido placer que a todos santifica. Peor hay algo más. Dibujarle bigotes a los políticos es un arte ( arte, usted búsquese el suyo) y una tarea que requiere dedicación y buen gusto. Desde que se elige y compra el marcador adecuado, que son como los pinceles para un pintor; hasta ubicar el espectacular o el afiche del candidato al que se le dibujarán las barbas.


En mi caso prefiero los marcadores color negro, con tinta base de aceite. Los más comunes y económicos son los Esterbrook, pero esos son para principiantes. Lo que yo uso son los Moleskine, unos marcadores italianos que suelo comprar por Internet y que están fabricados específicamente para hacer pintas y escribir consignas políticas en todo tipo de superficies. (Según la historia de los Moleskines, éstos eran fabricados en Roma por un sacalepunti de la oposición durante el mandato de Mussoline, y eran vendidos y utilizados en la clandestinidad para pintarle bigotes a los afiches del dictador. A últimas fechas, gracias al pedante de Silvio Berlusconi, los marcadores Moleskine se han vuelto a poner de mode entre los críticos callejeros).


Pues bien, tres veces por semana y durante la madrugada (esa hora imprecisa en que no se sabe si es de día o de noche), salgo a las calles de la ciudad con mi cartuchera repleta de marcadores Moleskine, en busca de los rostros de los políticos en campaña. En estos también soy extremadamente puntilloso. Elijo la propaganda de las colonias populosas, alejadas de las grandes avenidas y del centro de la ciudad. Será porque ahí, en estas zonas poblacionales, la pinta de bigotes en la cara de los políticos es una manifestación altamente apreciada. Asimismo, suelo buscar las grandes calcomanías que instalan en las carrocerías de las unidades del transporte público. Esos rostros alargados sobre las láminas de los microbuses son una invitación expresa a ponerles bigotes, barbas, dientes chimuelos, lentes y verrugas.


Esta afición de rayarle el rostro a los políticos, me ha dejado tantas satisfacciones que no estoy dispuesto a dejar de hacerlo, aunque haya quienes, acusándome de vándalo, han intentado encarcelarme. Los grandes artistas siempre serán unos incomprendidos. Esta gente no entiende que pertenezco a esa estirpe de artistas-aficionados-comprometidos con su tiempo y con las causas sociales. Ponerle barbas y bigotes a un político es la más lúcida manifestación democrática que alguien puede realizar. Y es más efectiva y directa que, por ejemplo, ese movimiento denominado “voto blanco”, al cual sólo podrían adherirse los eunucos del sufragio y los onanistas del voto, pero nunca los artistas de la democracia.


Y pues esta es mi afición y mi granito de arena para mejorar la vida política, social y cultural de mi país. Para un político en campaña no hay, no habrá, nada más ofensivo reflexivo que ver su propio rostro, deforme, caricaturizado y sujeto a la burla de cada ciudadano que lo repudia.


Y aún así, desde sus altos espectaculares, los políticos nos siguen sonriendo. Los muy inocentes.

En Milenio-Colima 7 de Junio del 2009.