lunes, 30 de marzo de 2009

Las respuestas exactas

¿Y si no gana? ¿Y si el resultado nos es adverso? ¿Y si no funciona nuestra estrategia electoral? ¿Y si siguen apareciendo decapitados? ¿Y si insisten con eso de los nexos con el narco? ¿Y si de nada sirven los millones que le vamos a meter? ¿Y si nuestra estructura clientelar se tambalea? ¿Y si ni siquiera podemos movilizar el voto? ¿Y si nuestros aliados nos traicionan? ¿Y si Mario no levanta? ¿Y si se nos cae el teatrito? ¿Y si Fernando nos echa el mal de ojo? ¿Y si Héctor nos hace un trabajo oscuro? ¿Y si Paredes insiste en venir a cantar Camino Real de Colima durante la campaña? ¿Y si se descubre que Mario nunca pudo hacer que un caballo bailara? ¿Y si para despertar simpatías decimos que Paredes y Mario son novios?

¿Y si ya no nos creen todo lo que decimos? ¿Y si la militancia se desalienta y los empresarios no apoquinan y el resultado de las encuestas nos asustan? ¿Y si Rogelio, Héctor y Arnoldo nos echan la sal? ¿Y si nos espían? ¿Y si nos descubren? ¿Y si Proceso insiste en publicar reportajes? ¿Y si de verdad todos somos narcos y no nos hemos dado cuenta? ¿Y si Silverio se ataranta todavía más y declara tonterías? ¿Y si el rector nos traiciona? ¿Y si los líderes sindicales se echan para atrás? ¿Y si el rector no sólo nos traiciona sino que también nos quema?

¿Y cómo es que se fue a morir Griselda en un momento tan poco oportuno? ¿Y por qué no se esperó hasta después de la campaña? ¿Y si esto es una mala señal? ¿Y si disfrazamos a Mario de gente decentes para ver si da el gatazo? ¿Y si nos calumnian y nos difaman y no sabemos a quién demandar? ¿Y si en la calle nos gritan “esos de rojo son narcos”? ¿Y si mejor no les hacemos caso? ¿Y si de verdad parecemos sospechosos y nos detienen? ¿Y si nos encarcela por apoyar a los narcos? ¿Y si no son narcos, pero de todos modos pierden? ¿Y si también aparecen nuestros nombre en los reportajes? ¿Y si no respetan el pacto? ¿Cuán pacto tú?

¿Y si en la campaña se involucran puros nangos? ¿Y si no son nangos, pero son narcos? ¿Y si no son narcos, nomás buchones? ¿Y si mejor le cambian el look a Mario por otro menos buchón? ¿Y si le dejan el bigotito? ¿Y si le hacen un peinado pa`trás? ¿Y si le componemos un corrido? ¿Y si ya existe el corridos y se llama el Señor de Tinajas? ¿Y si no existe, se lo puedo componer yo? ¿Y si en la campaña a alguien se le ocurre hacer movilizaciones en sus trocas bien perronas? ¿Y si nos uniformamos con camisas con la figura de Malverde? ¿Y si durante las giras instalan retenes y nos revisan y no nos encuentran nada? ¿Pero si nos encuentras algo entonces como ahí qué? ¿Y si me llenan el buche de piedritas, puedo sacar mi cuerno de chivo? ¿Y si mejor le pagamos a la gente para que no vaya a votar? ¿Y si de todos modos votan, pero no votan por nuestro candidato? ¿Y si levantamos una capilla a Malverde o la Santa Muerte tú?

¿Y si en la calle nos insultan y nos gritan: “esa ola roja es de coca”? ¿Y si mejor nos ponemos camisetas de otro color? ¿Y si alguno de nosotros cae en la provocación? ¿Y si los demandamos por anticipado? ¿Y si mejor no le entramos a la campaña? ¿Y si mejor ya nos vamos haciendo a la idea? ¿Y si Mario pierde? Y entonces, compañeros, ¿qué vamos a hacer, si todo parece ya perdido?
En Milenio Colima. 29 de Marzo. 2009

sábado, 21 de marzo de 2009

Mi gober es un santo

Luego de que la revista Proceso publicara el reportaje en el que se dan a conocer posibles nexos del narco con gobernantes, políticos y empresarios de Colima, no puedo quitarme de la cabeza la imagen de San Jesús Malverde, patrono de los narcos, cada que escucho el nombre o veo una foto de Jesús Silverio Cavazos Ceballos, Gobernador de Colima. Felicitémonos, Proceso nos ha canonizado un gobernador...





Pd. Por cierto, sé de alguien que tiene un enorme talento para encontrar parecidos físicos entre personas, cosas o animales. Después de ver esto, a uno no le queda duda que Arnoldo Ochoa es un Pagamenos.





martes, 17 de marzo de 2009

El encargado del despacho

¿En qué momento las campañas políticas se convirtieron en voraces hoyos negros que se tragan todo? Todavía no arrancan oficialmente las campañas políticas, pero el tiempo y el espacio gubernamental ya están sujetos a lo que pase, o deje de pasar, con los precandidatos o aspirantes a cargos de algo. En las dependencias estatales, por ejemplo, los funcionarios y empleados públicos han parado todo para hacer sus quinielas políticas. Y si uno va a solicitar una audiencia con el gobernador le dirán que el gobernante no atenderá a los ciudadanos, hasta nuevo aviso. ¿Por qué? Seguramente porque está muy ocupado mordiéndose las uñas de la pura desesperación.

De igual, si un ciudadano cualquiera acude a hacer algún trámite en las oficinas de la secretaría de la Juventud, o de Cultura, muy probablemente le dirán que, para dar seguimiento a tal trámite se necesita la firma secretario, pero debido a su depresión pre-electoral, no firmará ningún documento. Le dirán incluso que todos los asuntos los está atendiendo un encargado, porque el secretario ya meró se va a la campaña. ¿A la de quién? Vaya usted a saber.

En ciertos niveles y casos, los titulares de un puesto público ya dejaron en suspenso sus responsabilidades, nombraron un encomendado, y se fueron impunemente a buscar una candidatura. A partir de aquí, y hasta tener el reacomodo de gobernantes o legisladores, es decir, una vez pasada la calentura electoral, estaremos a merced de los suplentes y los encargados de despacho. Cosa que no está mal, pero tampoco peor. De cualquier manera, los suplentes y encargados de despacho son una clase gobernante emergente, imprescindible en tiempos electorales; aunque no sirven para gran cosa y pueden ser igual, o más incompetentes, que quienes habrán de suplir.

Para ejemplificar a los gobernantes emergentes referiré al encargado del despacho de la presidencia municipal de Colima, el Lic. Julio César Marín Velásquez Cottier. Y ojo: no estoy diciendo que este sea un claro ejemplo de incompetencia. Por el contrario, es un ejemplo un tanto oscuro. Pero, aunque suene poco creíble, el Lic. Cottier es uno de los mejores gobernantes emergentes que he conocido: Ni siquiera hace ruido al caminar. Por otro lado, los habitantes del municipio de Colima deben sentirse afortunado de ser gobernados por un encargado de despacho presidencial que posee amplia experiencia en cuidar changarros. Es decir, no es la primea vez que el Lic. Cottier atiende, en calidad de mientras, el despacho de un alcalde:
Hace seis años, el entonces presidente municipal de Manzanillo, Rogelio Rueda, también le dejó encargado el changarro al Lic. Cottier, mientras aquél se iba a buscar un mejor hueso. A la sazón, el Lic. Cottier fue Secretario del Ayuntamiento en la administración municipal de Rogelio Rueda. En política, la historia se repite. Es un rehilete. Un puro rehilete.

Y pues nada, que el Lic. Julio César Marín Velázquez Cottier también gobernó Manzanillo por encargo. Y eso es algo que a los manzanillenses siempre nos llenará de orgullo. Al respecto, don Miguel de la Mora, un extinto columnista porteño, llegó a escribir, con total oportunidad, que el encargado del despacho del alcalde era un nango: “el Lic. Cottier ni siquiera conoce Manzanillo, se pierde hasta en la calle México”, apuntó el muy estimado don Miguel de la Mora. Fue un comentario muy gracioso, porque era cierto.

Pero perderse en la única calle céntrica de Manzanillo no es un buen parámetro para juzgar a un gobernante por encargo. Quizás, lo que ayuda a definir las capacidades reales de un gobernante emergente es ese halo misterioso que los rodea (nadie sabe a ciencia cierta quiénes son o de dónde vienen). Y esa bruma de enigmas impide distinguir y juzgar si son muy listos o muy tontos. Pero, como un solitario reconocimiento a todos los licenciados Cottier que habrán de quedarse a cuidar el changarro de otros durante esta campaña, resaltaré públicamente que el encargado del despacho de Mario Anguiano tiene, al menos, un excelente sentido del humor.
Y eso, a pesar de que los manzanillenses lo recordamos como un nango propenso al extravío callejero.

Milenio Colima 15 de Marzo

lunes, 9 de marzo de 2009

Cantaletas estúpidas de la semana

1.- Proceso me calumnió, me difamó, ay, me difamó. Y al difamarme difamó a todos los colimenses. Ay, a todos los colimenses. Y yo no voy a demandar penalmente a esa revista, pero ustedes, colimenses, sí deberían hacerlo. Ay, deberían hacerlo, porque nos dijo cosas muy feas.

2.-Yo no tengo nexos con el narco. Tú no tienes nexos con el narco. Él no tiene nexos con el narco. Nosotros, ustedes, ellos no tienen nexos con el narco. Ya ven: el narco no existe, es una invención de periodistas sin escrúpulos. Y en última instancia, el narco no es de aquí, es de otro estado.

3.-Y ya me enteré, gracias a nuestros servicios de inteligencia, que dentro de unas semanas van a sacar otro reportaje sobre mis propiedades y mis bienes ¿o se dice “mis vienes”? Bueno, como sea. Y en ese reportaje otra vez me van a calumniar, ay, me van a calumniar. Y al hacerlo van a calumniar a todos los colimenses, ay, a todos los colimenses… y a mis bienes también.

4.-Aprovecho la oportunidad para aclarar la información respecto a que se registró la muerte de una persona a causa de dengue hemorrágico. En realidad todavía no sabemos bien a bien si la causa fue dengue, porque es probable que haya sido cualquier otra cosa, pero para eso necesitamos hacer una larga investigación. Aún no tenemos nada en claro y no se puede asegurar que haya muerto de dengue, aunque sí puedo confirmarles que, en efecto, esta persona sí murió. A menos que el finado venga a desmentirlo, pero incluso así, tendríamos que hacer una larga investigación para saber si el finado dice la verdad o nomás está vacilando.

jueves, 5 de marzo de 2009

Un supercandidato

"Compañeros de partido, estimados todos: En vista de que no se logró el acuerdo, que no hubo candidatura de unidad y que el gobernador Silverio Cavazos se quedó in albis, no nos queda otro remedio que ser nosotros, las bases del partido, quienes saquemos adelante a nuestro instituto político.

"Es necesario pues tener ya nuestro candidato a gobernador. Urge, porque los de enfrente nos llevan ventaja. Necesitamos candidato cuya rentabilidad política nos garantice el triunfo en las urnas, que nos convenza como militantes y sepa dar batalla en la contienda electoral. Porque siendo honesto, el otro partido lleva las de ganar.

"Ya tenemos cuatro distinguidos compañeros que quieren, aspiran, suspiran y gimotean por la tan preciada candidatura oficial. Pero ¿realmente alguno de ellos puede ser el candidato que merezcamos? ¿Es posible que entre ellos esté aquél que pueda vencer a la candidata de enfrente? Pues… seamos realistas y aceptémoslo: No. Ninguno de ellos, por sí solo, puede ser garantía de una candidatura que venza a la del otro partido.

"Por eso, para evitar la obvia debacle a la que avanzamos inexorablemente, sólo queda acudir a nuestros científicos. Los grandes y probados científicos de nuestro partido que, por siempre, han resuelto los asuntos más peliagudos. Ellos, más que nadie, pueden danos lo que requerimos: hacer de los cuatro aspirantes un solo candidato. Sí camaradas: Un supercandidato.

"No importa cómo se haga ni cuántos nos cueste. Si es necesario hay que fundir a los cuatro en un mismo perol, para hacer con esa mezcla al candidato requerido. No sé cómo, pero se debe hacer. Y creo que para la ciencia no hay imposibles. Ahí está, como ejemplo, la criatura del profesor Víctor Frankeistein que, como todos saben, a pesar de su fealdad llego a ser alcalde de una villa inglesa. Ahí está también la criatura del doctor Manuel Bartlett Díaz, salida de una elaborada fórmula llamada “caída de sistema”. Vamos, sin ir más lejos: ahí tienen a Elba Esther Gordillo, la criatura perfecta.

"Pero nuestra suprema criatura-candidateable debe tener, por ejemplo, la dentadura de Arnoldo, las botas de Mario, el bigote de Rogelio y las cejas de Héctor. O bien: la lengua de Rogelio, la melena de Arnoldo, el sombrero de Mario y el caminadito de Héctor. Se me ocurre que otra combinación afortunada sería: Los cachetes de Héctor, la papada de Arnoldo, las espuelas de Mario y las orejas de Rogelio. Ojo: es importante que nuestro supercandidato no tenga el mismo color de piel de Mario o de Rogelio, porque se corre el riesgo de ser tomado como un personaje de Los Simpson. Esto en cuanto al aspecto físico.

"Respecto a las habilidades, es imprescindible que nuestro supercandidato pueda articular palabras sin ningún esfuerzo; que tenga un confuso brillo de inteligencia en sus lentes de contacto; que sea capaz de subirse a un caballo para hacerlo bailar al son del Camino Real de Colima y que posea la suficiente materia gris (el candidato, no el caballo) para retener y repetir frases como “esos delincuentes son de otro estado”, “Colima tiene el primer lugar nacional en taquerías”, “”Vivir es una cosa, Colima es otra”, etc. También debe ser capaz de demostrar en público cariño y compasión a un vagabundo, por ejemplo. O, mejor todavía, abrazar a todos los ancianos de un asilo y mostrar, convincentemente, que está emocionado: derramar una lágrima, sonarse la nariz, etc.

"Estoy cierto, camaradas, que si nuestros científicos logran insuflarle vida a un supercandidato, nuestros problemas de unidad partidista y de permanencia habrán de terminar… Pero ahora que me estoy fijando bien, la criatura que acabo de describir es parecida, sino es que igual, al actual gobernador. ¡Eso es terrible!.
No. Creo que ya no hay nada por hacer. Ni modo, sólo nos queda la resignación… O mudarnos de partido".



Milenio Colima 01 de marzo 2009