24.4.09

Mario A. Billetes

A todos aquellos ciudadanos libres el estado libre de Colima. Se les hace extensiva la invitación para que acudan, a la brevedad posible, a recibir el billete de 200 pesos que el candidato mipriísta, Mario Anguiano Billetes, está ofreciendo de buena gana.

Aquellas personas que tenga una "apuración" económica extraordinaria como, por ejemplo, que no le "alcance" para pagar el recibo del Sky, la letra mensual de la Hummer o que no"acompletan" para comprar su Iphone, se les recomienda hacer doble fila.

Recuerden que estos billetes no son para comprar su voto (de ningún modo, como creen, quién dijo eso, cómo se atreven a insinuarlo, es insultante que lo digan.. etcétera), esta billetiza se debe simplemente a la "sensibilidad" sensibilera del candidato Mipriísta, quien sí sabe lo que significa "no acompletar".

¡Con Mario A. Billetes, la campaña electoral es otra cosa.!

¡Y con Billetes: ganamos todos!


----------------- Música de fondo para este post: (¡Ea! ¡Ea!... y ya saben cómo sigue la letra)------------------







¡Escoja el suyo!


20.4.09

La gráfica feliz

Vivimos en un país de oportunidades. Sobre todo en tiempos electorales. Y ahora que oficialmente arrancó la campaña, hago un llamado a todo ciudadano con espíritu emprendedor: es hora de construir sus sueños. No se trata de fomentar el oportunismo, de ningún modo, pero en este momento estoy poniendo a disposición de todos, las bases para que cada quien genere su propia fuente de ingresos en las contiendas políticas.

Esto no es una pirámide, tampoco una cadena. Estoy hablando de la posibilidad que usted tiene para convertirse en un ganador. De dinero, claro. Porque ¿qué negocio es más provechoso que la democracia? Si acaso la venta de fritangas, armas o drogas, pero esas son actividad extremadamente peligrosas y, a lo menos en Colima, eso negocios han proliferado en exceso. Pero no se arriesgue, no pierda la cabeza. Es en las campañas políticas donde está el verdadero camino a la prosperidad personal. Al éxito. A la fama.

No se trata dirigir un partido político, tampoco de ser un candidato. Esas cosas llevan años de esfuerzo y, a veces, prácticas de servilismo y lambisconería. Pero con el método para hacer negocios que le estoy ofreciendo, usted no podrá creer lo rápido que llegará el dinero a su manos. Ríos. Mares. Montañas de billetes. Aunado a ello, podrá disfrutar del respeto y la fama que tendrá entre la clase política. ¿Qué necesita hacer? Nada. Sí. En efecto. Casi nada.
Usted sólo tendrá que enviarme un billete de veinte pesos en un sobre postal y, a vuelta de correo, recibirá un paquete conteniendo las herramientas que lo harán un hombre de dinero y de respeto. Un sencillo paquete que tiene todas las respuestas a las penurias económicas por las que ahora está pasando. Así es. Sólo veinte pesos y un sobre con timbre postal lo separan del éxito empresarial.

¿Qué contiene ese paquete? ¡Buena pregunta! Al abrirlo, usted encontrará lo siguiente: Un manual de negocios, de mi autoría, redactado de de una forma amena y que ni siquiera es obligatorio leer. Junto con el manual, recibirá una caja de lápices, una de crayones de todos los colores, dos borradores de goma blanca, tres sacapuntas y cien formatos distintos de gráficos: de barras, de círculos, de pastelitos, etcétera. Además, anexo encontrará una constancia, certificándolo como un encuestador profesional. En efecto: con este paquete lo estaré capacitando y certificando como un encuestador y analista de datos electorales. ¡Sí! No es un engaño: ¡Analista de datos electorales!

No se quede al margen del negocio de las elecciones. Súmese a esta oportunidad que sólo se presenta cada tres años. En este paquete recibirá todo lo necesario para instalar una empresa encuestadora en la comodidad de su hogar. Elabore información electoral a la medida de quienes soliciten su servicio. Sólo bastará tomar un formato de gráfica del paquete y colorearla con los crayones. Los formatos ya vienen incluso con los porcentajes establecidos. No tiene que hacer absurdos sondeos telefónicos, ni siquiera salir a la calle a molestar a la gente con preguntas necias. Usted tendrá en sus manos el poder para decidir qué partido o candidato merece estar arriba en la preferencia del electorado.

Dese la oportunidad de ganar dinero y dé a los políticos la posibilidad de ser felices, ofreciéndoles la encuesta que sustente sus simpatías y su triunfo electoral. Véndale al PRD local, por ejemplo, la gráfica y el porcentaje de la encuesta que tanto ansía. Venda felicidad a los pobres candidatos que nunca han alcanzado siquiera un tres porciento. Conviértase en autoridad como analista de los comportamientos electorales. Sea un empresario de éxito. Yo le estoy ofreciendo esta enrome oportunidad por tan sólo veinte pesos. Lo que cuesta un boleto del melate, pero con la garantía de que su dinero se multiplicará de buenas a primeras.

¡Levántese ya de su silla! Deje de perder el tiempo leyendo periódicos y blogs. Hoy la fortuna está tocando a su puerta. Y no lo digo yo: lo dicen las encuestas. ¿Qué mayor garantía quiere? Allá afuera, en las calles, el dinero está corriendo como un refrescante río: ¡Sumérjase en esas candorosas y turbias aguas!
Milenio Colima 19 de Abril. 2009

7.4.09

Miprí

No seré yo quien diga que el candidato a la gubernatura de mi partido, Mario Anguiano Moreno, es un pusilánime… Está bien pues, lo haré: Es un pusilánime. Pero esto no implica que también reniegue de Miprí. No traiciono la lealtad que le debo a mi instituto político al hacer críticas bien intencionadas del candidato a gobernador. Y no hay ninguna contradicción en mi postura. Que no la hay pues: Miprí es una cosa, y el candidato es otra. Cosas ambas al fin, pero distintas.

Y es que Mario Anguiano no debió ser. El mipriismo estatal se merecía un candidato de verdad; uno que asumiera la responsabilidad de representar con dignidad las esperanzas electorales de nuestro partido, que encarara los retos y afrontara la defensa de su propia reputación. En su lugar, tenemos un candidato moralmente débil, desubicado e incapaz de emitir un discurso coherente a favor de su persona. Su incapacidad es tal, que nuestro gobernador es quien está haciendo, realmente la campaña. Y eso es denigrante. Para Mario, desde luego.
Como mipriista, uno quiera pensar positivamente sobre el futuro electoral que nos depara la candidatura de Mario Anguiano. Pero, francamente, el panorama se mira desalentador. ¿Por qué razón Mario no parece un candidato normal? ¿Por qué habla y no dice nada? ¿Por qué sus declaraciones nunca aparecen a ocho columnas? ¿Y por qué se viste de ese modo? ¿Por qué? Que alguien con sentido común reconozca y piense en lo que digo, carajo. ¿Por qué razón Mario Anguiano no tiene ese halo que tenemos los mipriistas de verdad? Todos saben de qué estoy hablando: cuando yo digo en voz alta “soy mipriista”, quienes están a mi alrededor lo escuchan y me aplauden inmediatamente; pero cuando Mario dice lo mismo en un mitin, dan ganas de no ser del mismo partido. ¿Por qué? No lo sé. Pero por ese motivo no debió ser nuestro candidato.

Hay algo que no embona totalmente en la personalidad política de Mario Anguiano. No convence ni motiva a seguir su propuesta. Y muchos se preguntarán ¿cuáles propuestas? Exacto. A eso me refiero. Si llegó a la alcaldía de Colima, acaso fue de pura chiripa. Ahora, también debemos preguntarnos la razón de que Silverio se haya empeñado en hacer de Mario el candidato mipriista. ¿Qué movió al gobernador a cometer semejante locura? ¿En qué estaba pensando Silverio? ¿Por qué nadie hizo nada para evitar el descalabro? Supongo que ya no lo sabremos. Pero mientras tanto, padecemos un candidato que no va a ningún lado en las encuestas, que no sabe hacer su propia campaña, que se opaca por la figura del gobernador y que, para colmo, a cada rato le endilgan calificativos francamente escandalosos sin que él haga algo al respecto. Bueno, hasta tuvo que venir nuestra lideresa nacional a validarlo, porque nadie parece tomarlo en serio.

Al elegir a Mario Anguiano como nuestro candidato, lo mipriistas elegimos el descrédito y la nanguería sin darnos oportunidad de nada. Si Mario es considerado un políticos pusilánime, por extensión también lo somos quienes militamos en Miprí. Pero eso, hasta cierto punto, tiene remedio para cada militante. Así que, por lo pronto y de una buena vez, yo me deslindo de la candidatura de Mario Anguiano. Y con todo respeto compañeros mipriistas, les anunció que en estas elecciones no votaré por Miprí. Pero ello no significa que reniegue de mi partido, porque como ya lo dije antes: Miprí es una cosa, y el candidato otra. Cosas ambas al fin, pero distintas.
Milenio Colima. 5 de abril 2009